miércoles, 15 de diciembre de 2010

Agustí Centelles: "el testigo insobornable"

El testigo insobornable

15.12.10 - 00:05 - 

viernes, 10 de diciembre de 2010

Centelles, proyectos humanitarios y colaboración con ONG


Sergi y Octavi Centelles siguen trabajando en todos los proyectos de máxima difusión de la obra de su padre, dentro de breves días inauguran otra muestra  en Badajoz, organizada por la Diputación Provincial, en la actualidad hay exposiciones dedicadas a Agustí Centelles i Ossó en Girona, Granada y a partir del próximo miércoles en Badajoz.


De manera desinteresada colaboran con la máximo interés en diferentes proyectos de colaboración y ayuda internacional (en Haití, muy pronto en un proyecto de colaboración en la construcción de una escuela en una zona de conflicto en Asia ), por encima de miserias personales y de comentarios que rozan el insulto a la inteligencia siguen utilizando su patrimonio personal para ayudar a los más desfavorecidos, para mitigar an el dolor y las privaciones y la marginación como la que sufrió su padre, Agustí Centelles i Ossó durante décadas.



La fotografía y el texto del donativo (6.000 euros) se envió a todos los medios de comunicación.

foto
Sergi y Octavi Centelles, acompañados de Juan Naranjo, de la casa de subastas Soler y Llach han visitado la sede barcelonesa de Médicos sin Fronteras y han entregado el cheque de 6.900 euros obtenidos de la subasta benéfica de cinco imágenes originales de Agustí Centelles i Ossó, la subasta tuvo lugar el pasado mes de febrero y la totalidad de beneficios será destinada por Médicos sin Fronteras para sus programas de ayuda humanitaria.
En la fotografía, de izquierda a derecha: Juan Naranjo, Sergi Centelles, Rafael Carrascosa de Mëdicos sin Fronteras y Octavi Centelles.
Foto: Agustí Centelles i Molinero.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Memoria de la Humanidad

Declaración de Memoria de la Humanidad para el Archivo de la Represión


18.11.10 - 00:51 -


A. C. | VALLADOLID.


Animados por los éxitos con el flamenco o la dieta mediterránea, continúan las peticiones para que la Unesco proteja el patrimonio español. El Gobierno pedirá a este organismo de la ONU la declaración de Memoria de la Humanidad del Archivo de la Represión Franquista, cuyos 3,5 millones de fichas policiales alberga el Centro Documental de la Memoria Histórica situado en Salamanca. Lo anunció el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, quien recordó que esta propuesta, se suma a la de los 'documenta' que prueban la primera participación popular en las Cortes de León. De lograrse, la declaración se añadiría a las ya conseguidas para el Tratado de Tordesillas y las Capitulaciones de Santa Fe.


Blanco quitó hierro a las nuevas polémicas sobre la devolución al País Vasco de documentos del Archivo salmantino. «Los archivos y sus documentos están en un sitio u otro por circunstancias pero no son propiedad del lugar donde se hayan», recordó. Además se felicitó de la saneada situación del sector editorial, que «cerrará el año con unos 110.000 títulos», similar a la del pasado año. «No se conoce que hayan cerrado editoriales porque supieron evitar la orgía económica», advirtió y recordó que el libro electrónico «ha venido para quedarse», aunque auguró que el papel mantendrá su presencia «de igual forma que «ni el cine eliminó a la radio, ni la televisión al cine».

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Badajoz, 15 de diciembre ...

Badajoz, 15 de diciembre de 2010.
Sala Vaquero Poblador de la Diputación de Badajoz.



Centelles sale de Bram camino de un trabajo en un laboratorio fotográfico de Carcassonne. En las maletas llevaba su archivo fotográfico, que pasará 37 años escondido de la dictadura franquista.



Bram, campo de concentración, Centelles, Badajoz diciembre de 2010. 

XXV aniversario del fallecimiento de Agustï Centelles Ossó


Resultados de la búsqueda

    XXV aniversario del fallecimiento del gran fotoperiodista Agustí Centelles i Ossó.
    Premio Nacional en Bellas Artes en Fotografía en el año 1984.

  1. Imágenes de Agustí Centelles

     - Informar sobre las imágenes
  2. Agustí Centelles - Wikipedia, la enciclopedia libre

    Agustí Centelles i Ossó (Valencia, 1909 – Barcelona, 1 de diciembre de 1985), fue un fotógrafo español, que vivió en Cataluña desde temprana edad. ...
    es.wikipedia.org/wiki/Agustí_Centelles - En caché - Similares

lunes, 29 de noviembre de 2010

Agustí Centelles, el fotoperiodista leal.

Agustí Centelles, el fotoperiodista leal.

 Sus fotografías fueron publicadas en decenas de medios de comunicación de todo el mundo, Sergi y Octavi Centelles, hijos de gran fotoperiodista trabajan en la localización y documentación de los periódicos y revistas que publicaron las fotografias de Agustí Centelles i Ossó, máximo reconocimiento a la obra excepcional de su padre.


El proyecto de máxima difusión de Agustí Centelles i Ossó continuará ... 

domingo, 21 de noviembre de 2010

Agustí Centelles, Alfonso Sánchez,


LAS HISTORIAS DE LA MALETA Capa... Centelles Uno de los negativos del fotógrafo húngaro hallados en México muestra a su colega catalán

www.elperiodico.es, Domingo, 21 de noviembre del 2010

Los dos grandes fotógrafos de la guerra civil española, Robert Capa y Agustí Centelles (con permiso de Seymour, Namuth, Reisner, Alfonso, Marín...), nunca hablaron el uno del otro. Ni Capa dejó nada escrito sobre el catalán, ni este, recuerdan sus hijos, les contó haber conocido siquiera al húngaro que arrambló con la gloria y la fama. Pero el destino hizo que cruzaran sus pasos al menos tres veces. Y de una de ellas, en que ambos se encontraron cara a cara, con el objetivo de sus cámaras de por medio, ha quedado un testimonio gráfico, escondido a lo largo de decenios en el rincón de un negativo perdido durante años en México. En diciembre de 1937, Capa fotografía a un cabo de la Guardia de Asalto, herido en la toma de Teruel, que se apoya en un compañero. En la izquierda de la fotografía, un colega que se apresura para hacer también su trabajo se le cuela en el encuadre: es Centelles.

Información publicada en lapágina 54 de la sección de Espectáculos de la edición impresa del día 21 de noviembre de 2010

Lamentablemente, es imposible saber si Centelles captó la misma escena, segundos después, cazando o no al colega extranjero. No aparece, al menos, en el único rollo de imágenes de la batalla de Teruel que se llevó al exilio y está depositado hoy en El Centro Documental de la Memoria Histórica en la ciudad de Salamanca. «Mi padre explicó en una entrevista que ese día tomó otros dos, pero que se los dio a un colega y no los volvió a ver. Podría haber sido a Badosa», explica Sergi Centelles tras reconocer a su padre en la imagen. Esas fotografías quizá estén entre las 5.539, la mayoría sin autor identificado (las hay de Capa, Namuth, Reisner, Michaelis, Casas y Centelles), encoladas en 14 álbumes del Comissariat de Propaganda de la Generalitat, conservados en el Arxiu Nacional de Catalunya.

LA TIJERA DEL EDITOR / A diferencia de la mayoría de las fotografías de la maleta mexicana, esta no es inédita. Apareció publicada en el número del 24 de enero de 1938 de Life (consultable desde hace poco tiempo, como toda la colección de esta revista, en Google Books). Eso sí, recortada: el tijeretazo del editor gráfico norteamericano eliminó de la foto de Capa un buen trozo de cielo... y a Centelles. Toda una metáfora del silencio que ocultaría su figura durante el siguiente medio siglo.

Entre el 22 y el 24 de diciembre de 1937, la República convocó a fotógrafos, camarógrafos y reporteros para levantar acta de su primera gran victoria de la guerra civil. Capa, Centelles, Alfonso, Marín... repiten las mismas escenas: tanques ante la plaza de Toros, tiroteos en la del Torico y civiles y combatientes heridos, evacuados, que se cruzan con batallones del refresco del Ejército Popular (Capa siguió fotografiando los combates puerta a puerta hasta el 3 de enero y el último reducto franquista no cayó hasta el 8 de enero). Paseando por el fondo de las fotografías aparecen una y otra vez las figuras de corresponsales como el inseparable trío formado por Ernest Hemigway, Herbert Matthews y Defton Helmer.

Solo consta que las cámaras de Capa y Centelles se cruzaran dos veces más. Una, en el desfile de despedida de las Brigadas Internacionales en la Diagonal de Barcelona, el 28 de octubre de 1938. La otra, en el campo de concentración francés de Bram. El 1 de marzo de 1939, Centelles fue internado en este complejo, cerca de Carcasona. Dos semanas después, Capa lo visitó como periodista. El catalán pudo retratar desde dentro escenas de miseria, suciedad y desesperación. El reportero internacional no penetró en las entrañas del campo pero estuvo a la altura de las circunstancias: al otro lado de las alambradas estaban los suyos.

viernes, 19 de noviembre de 2010

La remodelada Casa Molino Ángel Ganivet del Área de Cultura de Diputación abre su sala de exposiciones con la muestra 'La caja de galletas. El autor y su obra', que recoge la obra fotográfica de Agustín Centelles, considerado uno de los iniciadores del fotoperiodismo en España. Centelles fue uno de los más destacados fotógrafos catalanes de la Guerra Civil, documentando plásticamente el ambiente de la España prebélica, la guerra fratricida desde el bando republicano y, además, dejó testimonio de la vida de los exiliados españoles en los campos de concentración franceses.
A comienzos del año 2008 responsables del MACBA preguntaron a los hijos de Agustí Centelles, Sergi y Octavi, si tenían alguna fotografía 'vintage' (positivada sobre papel en el momento en que se realizó), para una exposición sobre Barcelona. Ellos pensaron, de entrada, que la solicitud caería en saco roto pues su padre se llevó al exilio francés los negativos más comprometidos desde un punto de vista político y, no fue hasta 1976, cuando los recuperó y los volvió a copiar otra vez sobre papel, uno por uno. Esta certeza no impidió a Sergi y Octavi echar un nuevo vistazo por su amplio estudio fotográfico, viéndose, finalmente, gratamente sorprendidos, cuando, en una caja de galletas de la marca reusense Virginias, encontraron unos 800 negativos de imágenes que fueron tomadas en su época como fotoperiodista y, también, a la vuelta de su exilio.
Retratos
Los fondos reúnen fotos que van, desde los hechos de octubre de 1934 en Cataluña, la Guerra Civil o las de personajes muy célebres, como los futbolistas Kubala y Di Stéfano, o el pintor Salvador Dalí. Octavi Centelles señaló que «en esta caja mi padre guardó aquellos negativos que no sabía como clasificar durante los años en los que se dedicó a ordenarlos meticulosamente y, tras su muerte en 1985, quedó olvidada».
La caja de galletas, que se exhibe tal cual en la muestra, se completa con los trabajos de fotografía industrial en unas bodegas de cava catalana, durante el periodo en el que a Centelles se le impidió el ejercicio del periodismo. Los visitantes también podrán contemplar las instantáneas más internacionales dedicadas a la Guerra Civil.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Granada: secretos de la Guerra, Agustí Centelles ...

Secretos de la Guerra

Los hijos del fotoperiodista Agustí Centelles traen a Granada imágenes inéditas que encontraron en una 'Caja de galletas'
MANUELA DE LA CORTE / GRANADA | ACTUALIZADO 13.11.2010 - 05:00
zoom
Arriba, una imagen de la presentación de la exposición en los Condes de Gabia. Octavi Centelles sujeta junto a Cotarelo el cartel de la muestra. Abajo, diversas escenas que fotografió el artista durante la Guerra Civil y en el campo de concentración de Bram.
zoom
zoom
Olvidada en una estantería perdida de su estudio en Barcelona, Agustí Centelles (Valencia, 1909-Barcelona, 1985) tenía una caja de galletas donde había guardado fotografías y negativos de la Guerra Civil. Sus hijos, Sergi y Octavi, la encontraron de casualidad mientras buscaban para una exposición en el Macba algunas de esas imágenes que el fotoperiodista no se llevó al exilio. Aquella caja de Virginias estaba detrás de unos productos de limpieza pasando inadvertida hasta que dieron con ella y descubrieron que Centelles también tenía su propia maleta mexicana, como Robert Capa.

La caja de Galletas 2010. El autor y su obra -a partir del próximo día 16 en la Casa Molino Ángel Ganivet- "no es la gran exposición con 12.000 negativos de Barcelona, pero es un extracto muy potente". Octavi Centelles explicó ayer en la presentación de la muestra que encontraron por un lado 20 imágenes en papel que recogían, por ejemplo, "hechos como el bombardeo de Granollers o una fotografía del presidente de la Generalitat de la época encerrado en una cárcel de Madrid", además de unos 800 negativos sin positivar de escenas como bodas.

"Tras el hallazgo", explicó, "analizamos qué podíamos hacer con ello y salió una exposición". Se trata de una muestra que recoge las dos etapas de Centelles, considerado hoy uno de los pioneros del fotoperiodismo español. La primera recoge sus años como uno de los fotógrafos catalanes de la Guerra Civil, documentando el ambiente de la España prebélica, la guerra fraticida desde el bando republicano y la vida de los exiliados españoles en los campos de concentración franceses -él mismo estuvo preso también-. En la segunda, se muestran imágenes de su etapa como fotógrafo industrial y publicitario, cuando ya le habían retirado su carné de prensa. "Se convirtió entonces en una sombra de lo que fue y no le gustaba. Comenzó a vivir de lo que hacía en vez de vivir lo que hacía". Sin embargo, explicó su hijo, "supo sacarle partido y durante catas de champagne fotografió a personajes como Dalí con su bigotito y con Gala, Pinito de Oro o Pau Casals".

La exposición, "un reflejo vivo de toda una época", se enmarca en el centenario del nacimiento de Miguel Hernández. María Asunción Pérez Cotarelo, diputada de Cultura, subrayó que "si en Granada mataron a Lorca convirtiéndolo en un mito y con Hernández prefirieron que no pasase lo mismo encerrándolo en cárceles, hubo otra gente que sufrió el doloroso castigo de no poder desempeñar una vida normal".

Ocurrió con Agustí Centelles, quien vivió la guerra ejerciendo su profesión, el fotoperiodismo, y tuvo que irse al exilio, derrotado, junto con miles y miles de compatriotas. Gracias a su Leica y al empeño que puso llevándose consigo los millares de negativos que generó -además de los hallados aquí en su lata de galletas-, hoy puede decirse que él de alguna forma es el Robert Capa español.